3 etapas para implementar un programa de purga en inyección o extrusión virtuoso.

By:Hector Sanchez on August 5, 2019

En este escrito veremos un enfoque sobre los purgantes desde un punto de vista preventivo y global. Normalmente los detonadores de estas solicitudes son casos urgentes, ya sea que se tiene tiempo muerto alto, llegó un proyecto nuevo y nos está causando problemas o se presentó un defecto con el cliente entre otros. Se proponen cuestionamientos que debemos considerar antes de iniciar un proyecto de mejora a nuestro programa de purga.

 

Primero, tener un diagnóstico considerando los diferentes factores que afectan la dificultad de limpiar.

  • Tamaño de la máquina ya sea el tonelaje, diámetro y L/D u otra medida.
  • Accesorios que la componen además del husillo, como: moldes, dados, cambia mallas, bombas, tubería, mangueras, filtros, cajas de imanes, tolvas, etc.
  • Condiciones de desgaste que puedan generar puntos de atrapamiento de residuos
  • Fallas de control de temperatura y tiempo que facilitan se queme el material.
  • Materiales de producción: resina, colorantes, aditivos y cargas, puesto que unos tenderán más que otros a generar contaminación o dificultar la limpieza.
  • Tiempos de operación y paró de la estación de trabajo: cambios de molde y herramientas de operador, ajustes de robot, empaque, programación de la máquina, paros por asueto y falta de personal.

A nivel más global

  • Programación de la producción. Se recomiendan cambios graduales de color y temperatura.
  • Capacitación del personal, que conozcan lo que hacen y las consecuencias de lo que no hacen.

Una vez revisado lo anterior se pueden tomar acciones para las causas especiales:

  • Resolver aquellas en las que un purgante no es la solución
  • Dejar claro las que el purgante es una ayuda mientras se soluciona la causa raíz.
  • Implementar el purgante en los casos donde si es la solución o el costo de usar el purgante es menor al de corregir la causa raíz.

 

Segundo con lo anterior seleccionar uno varios casos representativos y se documentan las condiciones iniciales:

  • ¿En qué máquina se harán las pruebas y para qué casos?
  • ¿Cómo se hace actualmente la limpieza?
    • ¿Con qué material, cuánto cuesta, cuánto se usa, cuánto tarda, cuánto me cuesta ese tiempo, que tan fácil es hacerlo, es un proceso estándar?
  • ¿Qué espero como resultado del compuesto de purga en prueba y como sabré que alcance lo esperado?

 

Tercero solicitar asesoría de su proveedor de compuestos de purga, quien lo ayudará a:

  • Determinar los grados óptimos y recibir los entrenamientos preventivos específicos.
  • Implementar el uso del purgante en todas las máquinas, casos y personal.
  • Optimizar programa de purga conforme la vida de la empresa vaya cambiando.

 

En conclusión, seleccionar una purga va más allá de solicitar un número de muestras y ver cuál es la más barata; requiere de un análisis detallado de las condiciones actuales, ejecutar las acciones correctivas pertinentes, evaluar los compuestos de purga más adecuados, implementarlos en el sistema de operación de la empresa, monitorearlos con el tiempo para hacer los ajustes pertinentes. Para todo lo anterior su representante técnico será su mejor aliado en un proyecto de este tipo.

 


Leave a Reply